Fregaderos, grifos y monomandos

¡El fregadero es un elemento central de tu cocina donde pasas hasta el 60% de tu tiempo! Por lo tanto, escoger la combinación adecuada de fregadero y monomando es primordial para completar una cocina moderna. Hoy, ya se convierte en un auténtico centro funcional de preparación culinaria con un diseño único. Su estilo, la ergonomía, los materiales utilizados y la facilidad de limpiarlo serán elementos que tener en cuenta durante tu reflexión con tu diseñador Schmidt.

¿Qué tipo de fregadero eligir para mi uso?



Ventajas de un fregadero: ¿Simple o doble? ¿Con o sin escurreplatos?

Si tienes un lavavajillas, puede que tengas suficiente con un fregadero de una sola cubeta, incluso sin escurreplatos.
Si consumes mucha fruta y verdura, una segunda cubeta puede resultar útil para lavar y pelar los productos frescos.
Si lavas los platos a mano, será necesario contar con un fregadero doble y un escurreplatos.
Si solo lavas a mano las cacerolas grandes, puede que tengas suficiente con una sola cubeta:
el modelo con cubeta grande resulta muy práctico para lavar fuentes grandes, sobre todo las que no caben en el lavavajillas, así que es muy recomendable.

Los diseñadores de la tienda te aconsejarán según tus necesidades y el diseño de la cocina.

¿Qué tipo de montaje debes escoger para el fregadero?

Fregadero clásico encastrado

El fregadero reposa sobre la encimera con las mismas dimensiones. En general se sujeta con unos ganchos fijados en los laterales del mueble. Esta instalación es la más rápida y la más sencilla, y puede utilizarse en todo tipo de encimeras. 

Fregedero bajo la encimera

Para las cocinas actuales, donde predomina el estilo depurado y el minimalismo, es posible hacer que desaparezcan por completo de la encimera los rebordes del fregadero y conseguir líneas fluidas con un fregadero bajo la encimera. Además del aspecto estético gozarás de todas las funcionalidades del fregadero: limpieza, mantenimiento y un espacio extra considerable en la encimera. Esta configuración se puede utilizar en encimeras minerales, de acero inoxidable y estratificadas.

Cocina con pared principal de madera, vitrocerámica y campana integrada en el mueble alto y spots empotrados

Fregadero a ras

¿Te preocupa cada detalle estético de la cocina? Con un fregadero a ras la elegancia está garantizada. La transición entre el borde del fregadero y la encimera es continua, por lo que los contornos del fregadero quedan totalmente a ras. Desde el punto de vista práctico basta con pasar un trapo para que todo quede perfectamente limpio.

¿Qué material es más conveniente?



Estética pero también práctica: la elección del material de tu fregadero es muy importante en el diseño de tu cocina y depende de tu uso. Tiene un impacto directo en la facilidad de limpiar ya que lo utilízas varias veces al día. En Schmidt, combinamos lo conveniente con una selección de fregaderos de alta calidad, accessibles y resistentes. Descubre también nuestra guía sobre como limpiar el fregadero según el material del que está hecho.

El fregadero de granito

El granito es el cuarto material más duro del mundo, después del topacio, los rubíes y el diamante. El fregadero de granito es muy estético y tiene un tacto muy agradable. Se tiñe en masa, permite adaptar el color a la encimera y es un elemento estético más de la cocina. El fregadero está compuesto de un 80 % de granito natural y de un 20 % de resina acrílica, químicamente inerte. La superficie del fregadero es robusta y los colores son luminosos (gracias a los efectos de los cristales de vidrio). Basta con limpiarlo de forma regular con un estropajo (cara verde) y un jabón neutro. Para los productos que dejan manchas más resistentes (zanahoria, té, curry, etc.), utiliza arcilla blanca con una esponja húmeda y enjuaga.

Cocina con pared principal de madera, vitrocerámica y campana integrada en el mueble alto y spots empotrados

El fregadero de acero inoxidable

Es intemporal, no pasa de moda y se adapta a todos los estilos. El acero inoxidable, que se utiliza desde los años treinta en cocinas particulares y profesionales, responde a las más altas exigencias: no se oxida, resiste el calor y los ácidos, aguanta bien los golpes, es elástico (la vajilla no se rompe fácilmente) y —gracias a su superficie exenta de poros— es totalmente higiénico y fácil de limpiar. Por último, el acero inoxidable es ecológico, puesto que es 100 % reciclable. El acero inoxidable se limpia de forma sencilla con un trapo suave para evitar las marcas de cal, y basta limpiarlo regularmente con un estropajo y un producto líquido de limpieza. Puedes escoger entre diferentes tipos de acero inoxidable, con aspecto y propiedades distintas: acero inoxidable liso, satinado o estructurado.

¿Válvula automática o manual?

La válvula automática es una palanca que permite abrir y cerrar el desagüe y evita que tengas que meter las manos en agua sucia o fría.

Para optimizar la actividad en torno al área de preparación culinaria y hacerla polivalente puedes optar por accesorios prácticos con un diseño adaptado al fregadero: una bonita tabla de cortar que se pueda colocar sobre la cubeta te hará ganar en superficie de trabajo, un distribuidor de jabón integrado libera espacio y da un toque estético de gama alta, y un cesto escurridor de acero inoxidable o una cubeta multifunción adyacente pueden ayudarte a organizarte en el día a día.

¿Qué tipo de grifo elegir para tu fregadero?

¿Cómo escoger el grifo?

Una perfecta combinación entre el fregadero y la grifería crea una armonía que se adapta al estilo de la cocina.
La grifería es algo sumamente utilizado en la cocina y es muy significativa dentro de su apariencia final. Cromada, satinada, gráfica, intemporal... ¡Hay mucho donde elegir! Hemos seleccionado para ti las mejores marcas que utilizan los mejores materiales y las tecnologías más punteras para garantizarte la calidad y la longevidad necesarias, al igual que un diseño seductor. ¡Escoge un grifo bonito y práctico! La alcachofa extraíble o aireador amplían el radio de acción considerablemente. Ideal para llenar recipientes fuera de la cubeta del fregadero, limpiar la cubeta o el escurreplatos con un solo gesto. Puedes pasar del chorro normal al chorro de la alcachofa en función de tus necesidades; un detalle práctico en muchos aspectos. ¿Quieres poner el fregadero frente a la ventana? Entonces deberás escoger un grifo retractil fácilmente extraíble para abrir la ventana sin problema.

¡La mayoría de nuestros grifos te ayuda incluso a ahorrar agua! Teniendo en cuenta que solo el 3 % del agua del planeta es potable, es importante utilizar la energía y los recursos de forma consciente y desde el ahorro. La mayoría de nuestros monomandos está equipada con un cartucho de ahorro de agua —para ayudarte a reducir el consumo de agua sin incidir en tu comodidad o en la calidad del chorro— y también con un cartucho que limita la producción de agua caliente y permite ahorrar hasta un 25 % en energía.